A un año de mochilear sola, me arrepiento

  Esto de querer viajar a dedo me nació cuándo estaba viviendo en Posadas-Argentina en el año 2015. Porque casi siempre despúes de mis clases de idiomas por las tardes me iba a la plaza San Martin a dibujar o leer y en los días grises me sentaba a tomar café en ToT, y algo que siempre me llamaba mucho la atención era la cantidad incontable de personas con mochilas grandes por las espaldas recorriendo por esas zonas siempre que yo estaba por ahí.   La verdad, en ese momento dudaba mucho hablarles (ahora me arrepiento), y cada vez se hacía más grande la intríga por saber exactamente qué era lo que hacían. ¡Me prometía que lo haría pronto! ¡Quería viajar cómo ellos!

  Hasta que luego, al mudarme a vivir en Encarnación, ya yo había leído muchísimos blogs sobre viajeros y casi ya me sabía todas las cosas sobre mochilear -o al menos eso creía-.

  En un momento muy sensible de mi vida, conocí a Giulia de Italia. Cuándo la vi aquel día en la terminal, yo ya no era la ignorante que no sabía sobre la vida de los mochileros, pero tenía sed de escuchar las experiencias de vivir de ese modo.

  Y por alguna razón, siento que ella vió eso en mí. O en todo caso, se habrá dado cuenta de qué la observaba mucho. Y se acercó a hablarme, me invitó un chipa guazú que tenía en la mano y me dijo que no le gustaba. Ahí comenzamos a hablar, me contó que viaja dos veces al año, trabaja durante tres meses y luego viaja por algún país por otros tres meses. Y lo iba haciendo por más de 12 años. El tiempo pasó volando y tuve que despedirme de ella, intercambiamos números y nos despedimos. Cuándo ya me estaba por ir, con sú español mal hablado, me dijo: ¡Te espero por Italia!.

  Pareciera que la vida en esos últimos tiempos me daba señales, para que me anime a hacerlo. Ya qué un mes después de eso aproximadamente conocí a Camille Ebrard, una Francesa de 19 años (en ese entonces, mi edad también). Recorría sudamérica sola. ¿Cómo ella teniendo mi edad viajaba sola por el mundo? ¿Y yo no me animaba a viajar sola ni siquiera por mi país?

  Me reproché bastante, luego de eso. Ya que siempre por A o B motivo postergaba mi viaje soñado, y ya había pasado medio año desde que me dije a mí misma que lo haría.

  Despúes de eso,  me compré la mochila, camping y todo lo que necesitaba para mochilerar. Ya estaba decidida a salir. Y un cierto día amanezco con la llamada de mi mamá que me decía que me pagarían un intercambio a USA. En ese momento eso significó muchísimo para mí. Porque era la señal final que necesitaba que el mundo me diera.

  Por alguna otra razón, el viaje a USA está suspendido hasta ahora, pero para septiembre del año pasado ya agarre el coraje, la mochila y el camping y en las vacaciones de mi facultad, salí a hacer dedo. En ese entonces, yo no conocía a casi nadie en este país que viajaba de ese modo. Me fue difícil animarme, pero lo hice, y hasta ahora hice muchísimos viajes. Es en serio muy difícil viajar de este modo. Tuve tantas experiencias malas, cómo buenas. Implica renunciar a muchas cosas. Los planes que creías que tenías para tú futuro cambian completamente. Toda la vida que creías resuelta, se viene abajo. Así que un año despúes lo único que puedo decir es que: ¡Me arrepiento!

  Me arrepiento de haberlo hecho, me arrepiento de haberlo hecho tan tarde. Si pudiera retroceder el tiempo sin duda comenzaría mucho antes.

Ahora estoy felizmente enamorada de mi vida, de tener una vida en la que tengo el equilibrio perfecto entre mi hemisferio cerebral derecho (facultad, trabajo, responsabilidades) y mi hemisferio izquierdo (ganas de conocer culturas, recorrer el mundo y vivir infinitas experiencias).

  Este año lleno de viajes con  mucha aventura, adrenalina y diversión me ha enseñado a conocerme más a mí misma, descubrir todo lo que mi maravilloso país tiene por ofrecer, así para cuándo yo salga al mundo tenga mucho que enseñar.

  Estoy muy de acuerdo con el fragmento de un post que leí hace poco Dicen que la peor parte de viajar es tener que regresar, pero eso solo es cierto si a lo que regresas es a una vida mal vivida. 

Algunas de las muchas cosas que aprendí y pongo en práctica todos los días, es a:

Observar no sólo mirar,

escuchar, no sólo oir,

aprender con las experiencias, no querer tenerlo todo controlado,

tomar riesgos, sentir en el momento que estoy cometiendo el peor error de mi vida para que luego  recuerdarlo y que mi ser sonría,

tomar coraje, e ir a por la vida..

¡No me voy a arrepentir de esto que elegí, jamás! Pero creo que si me quedaba en la esquina del universo dejando que toda mi vida pase, sí me arrepentiría.


¡Gracias por leer! Espero que les haya gustado, espero que lo compartan con sus amigos! Me ayudaría muchísimo 🙂

¡Les dejo mis redes sociales, por si quieran seguirme!

FanPage: Ndapytái – Blog de viajes

Canal de YouTube:Dahiana Cardozo

 

5 comentarios en “A un año de mochilear sola, me arrepiento

  1. Hola, Hola!

    Debo ser sincero contigo, al leer esto se me hizo piel de gallima. Tambien soy alguien que le gustaría hacer exactamente esto que vos estás haciendo, pero por muchas “razones”(ya te imaginarás) aún no lo he hecho.
    Me da mucho gusto que estés haciendo eso que te apasiona, y más que lo comportas con los de afuera, ya que de esa manera ayudas a dar motivación a alguien como yo que sueña lo mismo.

  2. Wooouu muy bueno,!! Me encanto el coraje que tenes!! Solo puedo decirte adelante!! Me encanta la naturaleza en especial la de nuestro pais,me encanta que compartas los sitios o lugares q visitas gracias x ello!! Algun dia los visitare!! Jajaja saludos!!

  3. Me encantó 😍😍
    En serio te admiro por lo que estas haciendo, uno de los tantos sueños que tengo tambien es eso, conocer cada rincón de mi hermoso país y del mundo. Te admiro por el coraje que tenes, tenes mucho huevo a pesar de ser mujer, y vivir en un pais extremadamente machista, y estoy segura que no falto la persona que te dijo; no podes viajar sola, es muy inseguro y sos mujer, y te admiro por que no escuchaste eso y seguiste tu camino hacía tu pasión, que es esto. Me encantaría poder conocerte en perosna algún día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*